miércoles, marzo 24, 2010

En la Quebra del Ají...

Poquito a poco me acostumbro al vuelco grande que dimos del año pasado, enferma y sin ganas de nada, hoy mis crías me mueven, dicen salta y yo salto.
De escuela casi rural, salitas de madera, 10 alumnos en su curso, harta tierra, harto árbol.

No hay diferencias de edades, los más chicos juegan y se integran con los más grandes que son los de cuarto. Harto tacataca, a la hora del recreo.
En la asamblea se llevo un orden, algunos se molestaron porque el director acuso que si los niños no van a clases ira a carabineros. Como director nuevo tiene hartas ideas y proyectos he de esperar que se cumplan todos.

Hoy mientras flameaba la bandera me acordaba de mi escuelita con número D580, de las fichas de madera para almorzar, de la leche y las galletas...
Puchas que me gustaba el colegio sin uniforme, me divertí, tuve excelentes amigos, llore decepciones, escribí cartas de amor, fui alumna promedio, me agarre a coscachos cuando hubo que defenderse, los actos cívicos, al Profe Willy, la Profe Elba, Sr. Tapia, Gemma, Mario, Mi querido profesor Lucas, Su señora Nancy, las revistas de gimnasia.
Sin duda me gustaba la Escuela...

1 comentario:

Pamela dijo...

Que bonito recuerdo Keka, y tan nítido que lo reflejas como si hubiese sido hoy...Hay que atesorar esos momentos, que por alguna razón se quedan en el alma.

Un abrazo pendiente, de tantas lunas atrás!

Te lo dejo aki, entre tus recuerdos.

Pame